Cuando observamos la línea de acción de nuestros personajes, encontramos que entre ellos se forman formas gráficas (dentro del personaje, entre los personajes).

La interacción entre dos personajes produce una forma gráfica unificada, lo que hace que la pose sea más fuerte.

La forma gráfica ayuda al animador a guiar al espectador. Dónde mirar en la pose o en la escena misma.